ACSA pide revisar licitación de Telecaribe que podría afectar a periodistas de TV regional

Publicado en por Acsa

angustia.jpg·        La licitación se encuentra suspendida hasta el 1 de diciembre.

Gremio llama la atención que en la misma se califique con mayor puntaje por tener periodistas con premios y reconocimientos para laborar en programas y noticieros.

 

Barranquilla, 29 de noviembre de 2011.- La Asociación de Comunicadores Sociales del Atlántico (ACSA) pide a Telecaribe, canal regional, revisar y modificar términos y condiciones exigidos en el numeral 6 de la licitación pública abierta en este mes y que prefiere a periodistas que hayan obtenido premios y deja de lado a las nuevas generaciones de la comunicación que podrían participar en noticieros y programas de opinión.

 

ACSA tuvo conocimiento que el pasado miércoles 23 de noviembre de 2011 a través de la resolución 0854 el Canal Regional de televisión pública Telecaribe suspendió temporalmente el proceso de licitación pública 003 de 2011 que tenía por objeto “contratar la cesión de derechos de emisión de programas de opinión, noticieros de ámbito regional, subregional, y noticieros locales para las ciudades de Valledupar, Montería y Cartagena”.

 1 logo-ACSA-final - copia

Esta suspensión va hasta el 1 de diciembre, plazo que se ha dado para responder a una solicitud de la Procuraduría General de la Nación y que observamos como prudente mientras se aclaran varias dudas dentro del proceso licitatorio que podrían vulnerar derechos de los periodistas de la Región Caribe.

 

La decisión según se lee en la resolución que se encuentra en la web del portal único de contratación se debe a la  “complejidad e importancia de la solicitud”, la cual está relacionada con “presuntos aspectos sustanciales y procesales del trámite”, los que en este periodo somete a consideración, análisis, como  conocimiento y estudio de su Junta Directiva, mientras se realizan los trámites necesarios para la adopción de una decisión y/o respuesta definitiva.

 

En la misma resolución señala Telecaribe que han recibido “múltiples observaciones” por parte de los interesados en participar dentro del proceso de selección.

 

No obstante, esta suspensión es por sólo unos días y el cronograma se reinicia el 2 de diciembre de 2011 con la publicación de las adendas y el 9 de ese mismo mes se cerraría el plazo de la licitación, en los cinco días hábiles siguientes evaluarían las ofertas presentadas, luego en otros cinco días más se publicaría el informe de evaluación y pasados otros 10 se estarían adjudicando los espacios, lo cual da a entender que en la primera quincena de enero de 2012 ya estarían concedidos los espacios.

 

Sin embargo, en este plazo de suspensión, ACSA aboga al buen juicio de las directivas del canal regional para que se analicen con mayor profundidad las condiciones referentes a la calificación de 400 puntos sobre 1.100 que obtendría una empresa proponente a cambio de contar con periodistas que hayan obtenido premios (de periodismo, placas) y reconocimientos a su labor, años de experiencia y estudios.

 

En efecto, de acuerdo al numeral 6 que trata de la evaluación de la oferta  se señala que “por ser el objeto de la presente licitación un servicio especializado, se calificarán primordialmente los aspectos técnicos de la oferta así como la experiencia y reconocimiento del personal periodístico” y dice expresamente que el adjudicatario debe comprometerse a mantener durante el periodo de ejecución del contrato con el Canal, el mismo recurso humano periodístico que “presentó en la oferta estableciendo como mínimo el número de reconocimientos y años de experiencias”.

 

Cabe señalar que la Asociación apoya el continuo mejoramiento de las producciones y en ese sentido la cualificación de los periodistas por ser un gremio de todos profesionales, como aplaude a los colegas que por su experiencia obtienen reconocimientos y a los que por su labor han sido premiados en diversos concursos que estimulan los trabajos de calidad. Por lo tanto, impulsamos el mejoramiento en el gremio y vemos con buenos ojos la elaboración de material periodístico de calidad investigativa, responsabilidad social y tratamiento ético de la información, apostándole a ello y a la permanente capacitación.

 

Entendemos que en aras de procurar una mayor calidad en los productos informativos y de opinión, como ante las presiones por alcanzar mayor teleaudiencia, de posicionar no sólo en rating sino en mejores y mayores ingresos que hagan sostenible al canal, en medio de un maremágnum de competencias desiguales con la televisión privada y adportas a un cambio sustancial en el sistema de financiación por parte del Estado ante la liquidación inminente de la Comisión Nacional de Televisión (CNTV) se comentan este tipo de exigencias que pueden llegar a ser injustas y controversiales a la norma, como no consecuentes con una realidad laboral del gremio periodístico regional.

 

El hecho de sumar puntos estas condiciones en los periodistas que harían parte de los programas de opinión, noticieros locales, subregionales y locales pondría en posible riesgo laboral a muchos de los colegas que actualmente se encuentran laborando en los espacios de ese mismo carácter y se cerrarían espacios a las nuevas generaciones de profesionales que esperan una oportunidad de desarrollo, pero que aún no cuentan con la experiencia y mucho menos con reconocimiento y premios por lo que verían truncadas sus aspiraciones de ingresar a estos programas y espacios noticiosos.

 

 

Asimismo, hacemos notar al canal que ésta condición hará que las empresas periodísticas de la región “discriminen en la contratación” a aquellos periodistas que no hayan obtenido premios o reconocimientos en aras de sumar puntos para ganar el espacio, lo que probablemente desembocaría en que la mayoría de los periodistas, pese a que hagan un buen trabajo, no tengan acceso a laborar en un espacio del canal regional, agravando aún más la situación laboral del gremio, que como es de conocimiento público y comprobado por estudios de ACSA y la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER) es precaria, ya que la mayoría carecen de contratos fijos de trabajo, no reciben primas, vacaciones, pensión, salud, cesantías ni están afiliados a ARP o caja de compensación familiar, sino que por el contrario la mayoría reciben como pago una ínfima suma de dinero y en cambio se les otorgan “cupos publicitarios” como paga, pauperizando aún más la profesión.

 

Entonces cabe analizar, cómo en esas condiciones los periodistas logran realizar trabajos periodísticos de calidad y ser reconocidos por ellos. No es una coincidencia que la mayoría de los colegas premiados se encontraran laborando en medios de comunicación con una economía estable que les respaldara con un salario y prestaciones, mientras hacían su labor periodística.

 

Sin embargo, esta situación laboral no es óbice para que los periodistas y comunicadores, dirigidos por su sentido ético y motivados por las empresas en que prestan sus servicios y por los gremios a los que pertenecen, procuren el mejoramiento continuo.

 

Telecaribe como un canal de televisión pública tiene entre sus principios el de la libertad informativa que reza “propiciar el pluralismo informativo, la autonomía del trabajo periodístico sin presiones y el respeto por la libertades de creación y de expresión”. Sin embargo, consideramos que en este momento de la industria televisiva regional se está presionando para que los periodistas reúnan ciertos requisitos sin que haya corresponsabilidad de las empresas que les contratan por establecer las condiciones económicas para el buen desarrollo profesional.

 

Así como en la propuesta de condiciones de la licitación se han tenido en cuenta aspectos técnicos, financieros y de recurso humano  que propenden por la estabilidad económica del canal, estableciendo un mínimo de tarifas publicitarias y un máximo de agentes comerciales en Bogotá, por ejemplo, sería deseable que para propiciar la calidad periodística se propendiera por la contratación del personal técnico y periodístico con base en salarios justos y prestaciones legales.

 

Cabe indicar que en Colombia no hay ley o norma que exija que para ejercer la labor de periodista en un noticiero o programa de opinión se tuviese como condición haber ganado un premio periodístico, pues no todos los periodistas son premiados, ni todos presentan sus trabajos a concurso, aún cuando tuvieran muchos de ellos méritos para recibir más de uno.

 

Como ACSA nos preguntamos si estas condiciones son exigidas en todas las licitaciones públicas de TV en Colombia, viendo con preocupación no sólo la sostenibilidad de la televisión sino el cada vez más estrecho camino laboral de los comunicadores.

 

Esta condición es similar a que para ejercer periodismo en el Caribe a que estamos inmersos en una competencia en el mercado que obligaría al canal a cambiar de programación compitiendo a la par con los canales privados y olvidarse de su compromiso con la cultura y exaltación de la región con contenidos alternativos que promueven un sentido de pertenencia aunque esté lejos del rating frente a novelas, realities y series nacionales y extranjeras.

 

ACSA invita a que tanto las empresas y personas aspirantes a concursar dentro de la licitación abierta por Telecaribe a principios de noviembre a que den a conocer su posición frente e cómo va a ser su compromiso en la permanente cualificación del personal periodístico y su forma de contratación laboral, y a Telecaribe a repensar en las consecuencias del agravamiento socioeconómico del gremio actualmente vinculado a la televisión regional.

 

ACSA invita a que las empresas periodísticas, nuestro canal y los propios periodistas a hallar la forma de mejorar la calidad de los contenidos sin sacrificar laboralmente a los mismos. Así como recuerda que los fines del periodismo no están basados en el otorgamiento de premios.

 

Para FECOLPER “periodista es aquel ciudadano que recoge y/o procesa y/o distribuye información a través de medios de comunicación, sean estos escritos (periódicos, revistas o libros), radiofónicos (estaciones de radio comerciales, estatales o comunitarias), televisivos (estaciones de televisión comerciales, estatales o comunitarias) o virtuales. Esta definición también incluye a los periodistas que realizan un trabajo de recolección y distribución de información en oficinas de prensa. Para acreditar la calidad de periodista empírico, deberá demostrarse el ejercicio de esa actividad por un periodo no inferior a cuatro (4) años”.

 

Por último, cabe recordar que esta actual licitación ha tenido varios cuestionamientos y análisis jurídicos que llevaron a concluir a varios sectores sobre la presunta violación a la libertad de prensa, visos de censura y solicitud de requisitos exagerados, como por ejemplo la creación de un comité de ética que en el mes de octubre se presentó en los estudios previos y que luego en noviembre fue desmontado por su carácter sancionatorio y regulador de los contenidos.

 

Igualmente, el canal ha exigido la demostración de capacidad de pago anticipada por valor mínimo de $60 millones de pesos, “para lo cual deberán acreditar un cupo rotativo de crédito específico a nombre de Telecaribe, suma que deberán cancelar a más tardar el 31 de enero del 2012, de resultar adjudicatario”, lo cual se ve como una medida de aseguramiento del pago para los proponentes, dejando de lado la posibilidad para que los productores independientes puedan acceder.

 

ACSA quiso hacer un análisis de esta situación de la mano de FECOLPER y advierte que el tiempo se agota para hacer los ajustes respectivos.

 

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post